Coleccionismo y vendedores ignorantes

Coleccionar consolas y videojuegos es un hobby muy interesante y ciertamente bastante incomprendido, tener parte de la historia de la tecnología es un lujo que no todos se pueden dar y digo lujo porque el coleccionismo en cualquiera de sus áreas no es un hobby lo que se dice barato, para los que coleccionan barajitas de béisbol supongo que habrá una barajita que debe costar lo suyo y dependiendo de la cantidad que se hayan fabricado su precio será más o menos alto, además de que juegan factores como la antigüedad, si esta firmada por el jugador en cuestión, si esta certificada y un largo etcétera. En el coleccionismo de videojuegos es bastante parecido y hay de todo, es un mundo realmente amplio y creo firmemente en que no hay que seguir cánones para “ejercer” este hobby: hay quienes coleccionan retrocomputadores, los que coleccionan únicamente juegos de Nintendo NES, los que coleccionan solo juegos de una saga (Final Fantasy, Metal Gear, Resident Evil, etc) y hay los que coleccionan de todo, como el príncipe protagonista de Katamary Damacy.

Tetris para SEGA Megadrive
Creanlo o no, este juego se vendió por 1.000.000 USD

Desde luego hay títulos que sin ser demasiado antiguos valen un dineral por lo raro que son, un ejemplo puede ser Radiant Silvergun para Saturn, lo tiene todo: a) es un excelente juego, b) se fabricaron poquísimas unidades y c) no existe versión NTSC-USA o PAL, lo mismo aplica para centenares de juegos como la famosa copia única de Tetris firmada por el mismísimo Alexey Pajitnov para Mega Drive que sobrevivió a una destrucción ordenada por tribunales hace años y que fue vendida por su único dueño (un tal Luc Fons) por un millón de dólares, la madre que lo pario… Pero bueno, sin querer apuntar específicamente a la “idiosincrasia del venezolano” digo que especuladores hay en todas partes del mundo y este es el objetivo de este post, contar una pequeña anécdota que me sucedió al ir navegando cual Computer Guy en una famosa web de compra/venta aquí en Venezuela.

A modo de prólogo decir que de un tiempo para acá algunas personas aquí en Venezuela han visto en esto de los juegos clásicos un negocio, no es algo reprochable: siempre habrá alguien buscando tal o cual juego, pero otras personas lo ven como una manera de hacerse millonarios de una manera que la verdad me da más risa que otra cosa, porque de alguna manera creen que cualquier juego antiguo ya vale “una bola de real” solo por el hecho de ser antiguo, entonces colocan las típicas etiquetas de “¡ojo! solo para coleccionistas“, “solo para gente seria“, “difícil de conseguir“, “un clásico” o el ya cansino “¡atención coleccionistas!” a juegos ciertamente antiguos pero por lo general sin caja, sin manuales y en un estado físico lamentable.

Sonic Adventure
Sonic Adventure para SEGA Dreamcast

Me hallo revisando algunos artículos de Dreamcast cuando de pronto me consigo con la típica etiqueta “¡atención coleccionistas!” y cuando me fijo es una copia original de Sonic Adventure, esta bien, lo más asombroso es el precio ¡600 Bs.! para que se hagan una idea, con un tercio de ese precio se puede conseguir una consola Dreamcast funcional en el mismo portal, de inmediato le hago un comentario sarcástico “Con 600 Bs. me compro una Dreamcast y me sobra…”, con lo que me responde “pues vaya y compresela, cuando consiga este juego original para esta consola me avisa“, decidí no responder para no caer en las oscuras artes del saboteo y el “troleo” pero esta persona pertenece a esa raza de subnormales vendedores que creen que tienen “una gran vaina” entre manos, el Sonic Adventure estaba en una caja en muy mal estado (rayada) y con signos de un uso constante ¿600 Bs.? ¿Es que quiere hacerse rico? a) no es un juego raro y se consigue con mucha facilidad, b) estaba en muy mal estado tanto caja como disco y c) no se trata de ninguna edición especial, el coleccionismo se puede aceptar como una muy buena manera de hacer dinero, pero caramba, de ahi a hacerse rico y formar un imperio hay un trecho. Lo más risible es que el artículo duró meses y meses con algunas preguntas cómicas como “¿Cuántos juegos son?” lo cual el susodicho vendedor respondía “¿Cómo que cuantos juegos son?” fue bastante divertido la verdad.

Mandrake el mago
“Ya casi llego a los 600 Bs. por ese Sonic Adventure” (nótese la cara de preocupación del pobre de Lothar)

Infinito desprecio, solo espero que se quede con esa copia de Sonic Adventure el resto de sus días a modo de maldición, 600 Bs. por un juego que ni es raro, ni es edición especial, ni esta en buen estado lo irá a pagar Mandrake el mago. Hay que documentarse un poco porque el hecho de tener un juego antiguo no le da un valor infinito automáticamente ni saldrán hordas de coleccionistas tras él.

Por mi parte seguiré disfrutando del Tetris de Mega Drive en el viejo KEGA Fusion.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s