Commandos: Behind Enemy Lines (PC y Apple Macintosh)

Commandos es el hijo prodigio del software contemporáneo español, lo siento, me niego a pensar que un juego con quince años a sus espaldas sea considerado “viejo”, Pyro Studios, el estudio de los hermanos Ignacio y Javier Pérez Dolse se encargaron de desarrollar para PC y Apple Macintosh, un título que en 1998 sólo fue eclipsado por un (a mi parecer) sobrevalorado Tomb Raider 3.

Boxart

Boxart

Commandos es un programa que mezcla sigilo, estrategia, muchos suspenso y diría que hasta mucho de puzzle, aunque en Pyro lo definen como Táctica en tiempo real, sea como sea es considerado hoy por hoy como un producto que ha creado escuela y definitivamente de lo mejor que ha salido desde la península ibérica. Encarnamos a un grupo élite multidisciplinario británico que se encargará de sabotear y entorpecer todo avance del ejército nazi en diferentes misiones y en diferentes locaciones como Europa y el norte de África.

La ambientación es magistral, muy detallada

La ambientación es magistral, muy detallada

A nivel de presentación pienso que se hizo un trabajo sobresaliente, la intro y los videos iniciales de cada misión no sólo brillan por su gran contenido histórico y calidad, sino que de verdad ¡no aburren! (al contrario de lo que ocurre con el “genial” Company of Heroes 2, juego muy reciente y que pronto puede que le haga una reseña), muchos de ellos están magistralmente narrados y nos sumergen en el contexto histórico de los años de la segunda guerra mundial. Lo mismo pasa a nivel gráfico, es un juego ligero que funcionaba muy bien en su época y que ha sabido envejecer espléndidamente, Commandos es parte de esa enorme ola de programas que con gráficos en dos dimensiones podíamos sentir que estábamos ante un juego de tridimensional, nada desagradable a la vista.

Pasar por los puntos de control nazi sin ser vistos puede resultar escalofriante

Pasar por los puntos de control nazi sin ser vistos puede resultar escalofriante

La mecánica de juego puede confundir al comienzo pero después de unos minutos engancha como nada, al principio de la misión se  nos dice que debemos hacer (pero no cómo) y nuestros personajes están dispersos de manera estratégica por todo el mapa, cada uno de ellos es especialista en una actividad en concreto, por ejemplo, el zapador (Thomas “Fireman” Hancock), que es el único que puede llevar bombas, o el maestro en espionaje (René “Frenchy” Duchamp) que es el único que puede pasar desapercibido a ojos alemanes, todo esta pensado para que utilicemos alguno de ellos en algún momento y podamos cumplir la misión con éxito. Importante es, que no seamos detectados y generar la menor sospecha posible, porque las misiones por lo general, y como reza el título del juego, ocurren tras líneas enemigas y disparar un arma dentro de una instalación nazi no debe deparar un futuro muy prometedor para algún miembro de nuestro equipo.

Cruzar a nuestro equipo en una balsa es una labor que lleva tiempo

Cruzar a nuestro equipo en una balsa es una labor que lleva tiempo

La acción es pausada, muy pausada, porque el género lo requiere; hay que pensarse demasiado cada movimiento y tener cuidado de no estar en el rango de visión de algún enemigo, esto sería prácticamente el fin, en pocas palabras, si te vas a cargar a algún miembro de la SS tendrás que hacerlo en algún rincón sin ser visto y con un cuchillo para no se escuche el sonido de nuestra arma reglamentaria, lo mismo sucede para escapar de los mapas, no basta con que cumplamos la misión correctamente si somos avistados al momento de huir todo puede echarse a perder, es por eso que las misiones pueden durar horas y esta sensación de pausa no le resta emoción al programa de Pyro, al contrario, gana en suspenso.

No todas las misiones son a campo abierto

No todas las misiones son a campo abierto

Durante las veinte misiones debemos siempre intentar cumplirlas con la menor pérdida posible, un miembro de nuestro equipo caído puede implicar rehacer todo de nuevo, y aquí esta la dificultad del programa de Pyro, culminar cada misión se trata de seguir al pie de la letra un algoritmo que desarrollamos, existen misiones relativamente fáciles pero la verdad hay que decirla, existen misiones infernales que puede que pongan a prueba nuestra paciencia, como la misión doce que aún guardo recuerdos bastante amargos, tener que asesinar a un soldado enemigo sin ser escuchado ni visto puede resultar una labor imposible, pero siempre hay una forma.

La misión de volar la estación de radio, simple pero perfecta para aprender a utilizar a nuestro equipo

La misión de volar la estación de radio, simple pero perfecta para aprender a utilizar a nuestro equipo

Debo reconocer que Commandos fue un título sabiamente aprovechado por Pyro, hasta la llegada de Commandos Strike Force que supuso un cambio radical en la manera de interpretar el clásico del estudio español, a pesar de esto creo que un juego de este tipo y en especial Commandos no sólo merece un buen remake, sino que una cuarta parte con la tecnología actual sería bárbaro, magistral y le lavaría el rostro a la industria que esta saturada con montones de FPS.

Anuncios

Un pensamiento en “Commandos: Behind Enemy Lines (PC y Apple Macintosh)

  1. martinojea

    juegazo.
    recuerdo cuando fui a un local y lo vi funcionando en la primer mision. quede helado.
    para mi mejor que Company of Heroes 1 o 2. de hecho creo que son distintos.
    seria bueno un remake o nuevas misiones.
    no se si habras podido probar el “Heroes”, algo similar a Commandos.
    Saludos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s